Sesión Nº 34


LA CONVERSACIÓN CON BONIFACIO

Fragmento de la sesión Nº 34 por canalización telepática, Chicago, EUA 27 de marzo del año 2004. Participantes: Lucyna Łobos, Barbara Choroszy, Ryszard Choroszy.

SAMUEL: Antes de que deje la palabra al espíritu de la montaña – a Bonifacio, me gustaría darles la bienvenida, yo Samuel, EN-KI. Prometí apoyarlos y prometí traer al espíritu de la montaña Ślęża. Y aquí voy a aclarar un asunto muy esencial. El espíritu de la montaña, Bonifacio – porque ese fue su nombre y así se quedó – el espíritu es un personaje real y no inventado sólo para atemorizar a la gente. Así que amados míos y a ti Ryszard – te pediría que te sentaras un poco mas cerca…, porque el resto lo va a decir el espíritu de la montaña Ślęża, es decir Bonifacio. Ya no voy a tenerlos en tensión, dentro de un momento voy a dejar la palabra al espíritu Bonifacio. Yo me quedaré aquí al lado de ustedes y sólo voy a escuchar. Por lo tanto queridos míos – ya estoy dando la palabra.

BONIFACIO: Voy a utilizar las palabras de su protector. Bienvenidos – soy el espíritu de la montaña Ślęża, de la mágica Montaña Santa. Llegué antes a esta reunión pero estaba esperando hasta que llegaras tú, la que tiene tanto reconocimiento a los ojos de su Guía y Protector. Él es precisamente En-Ki. También fue mi dios. Y tú Ryszard ¿por qué estás tan tenso? Yo, cuando estuve en la Tierra también me gustaba hacer vino de frutas del bosque. Ahora ya voy a hablar y voy a ser breve.

Yo viví al pie de la montaña hace unos 500 años y fui llamado el pastor del campo y fui considerado como el tonto del lugar. Sólo que este tonto perfectamente dominó el arte de la curación, es decir que en mis tiempos la montaña era – diciéndolo en su idioma terrestre – la farmacia y hacía distintos tipos de extractos. Curaba a la gente de diversos malestares. Conocía la montaña como ningún otro, conocía su energía e historia. También conocí a los que llegaban, a los seres que llegaban. La gente del lugar los consideraba unos dioses. Ante todo – no eran dioses, sólo llegaban a la montaña para extraer minerales. La última vez que ellos estuvieron fue poco antes de mi muerte. Los residentes locales también los veían y decían que los dioses habían enviado un castigo. Un castigo por haber destruido el castillo que todavía estaba ahí – lo destruyeron. Lo destruyeron porque no entendían una cosa importante… La montaña habla constantemente. Ahora los fenómenos y las manifestaciones de los seres espirituales han cesado, pero en mis tiempos estos seres eran visibles y los pobladores de las aldeas vecinas estaban aterrorizados. Los sacerdotes proclamaron que eso era una “concentración diabólica” y había que destruir la cueva de Satanás. Nada más erróneo, pero sucedió. A mí como curandero me perdonaron la vida porque de todas maneras era considerado un tonto. Cuando morí en la soledad en la montaña, después de abandonar el cuerpo, le prometí a mí Dios que sería el Guardián de la Montaña hasta el momento en que el secreto de la montaña fuera descubierto. Por todos estos años he estado vinculado a la montaña misma, a las ruinas del castillo y a los calabozos. Ahora ya voy a pasar al asunto esencial.

El hecho de que hubiera sido un tonto no fue obstáculo para que fuera respetado, aunque la gente me tenía miedo. Los sacerdotes dijeron que el cuerpo de Bonifacio tenía que ser arrojado a los “calabozos diabólicos” y ahora sobre estos calabozos diabólicos está una iglesia. Todavía voy a hablar por un momento antes de que pida sus palabras. Tuve que esperar mucho tiempo. Así que elegía a las personas adecuadas así cuando me aparecía ante ellas como una persona y siempre eran las mismas palabras. Cuando encontraba en la senda a una persona – le pedía un pan. Rara vez sucedía que un mendigo recibiera un pan. Estas fueron las “pruebas”. Llegó el tiempo…, el tiempo de Acuario, ya entonces cuando En-Ki preparaba el “instrumento” que ahora tiene por nombre Lucyna. Hace varios años fue invitada por un grupo a la misa de mayo y yo también estaba ahí. Me senté a su lado – así como un hombre pobre, andrajoso y sucio. Cuando recibió el alimento para comer, le pedí un pan. Vi que ella misma tenía mucha hambre. Sin una palabra me dio pan y chorizo. Ella dijo “come”. Cuando fue a comprarme algo para beber – me fui. Cuál no sería su sorpresa cuando un momento después de que se fue, se dio la vuelta y la banca estaba vacía. Buscaba pero no me encontró. No sé como me van a percibir pero – este pan nos unió y transmití la novedad a Dios. En breve y se cumplió.

Les diré todavía algo – que Lucyna ya estaba siendo observada y ya teníamos que “confundir su mente”… La historia es corta. En realidad – le empezamos a “confundir la cabeza”. Extrañamente algo la empezó a atraer a la iglesia. Cuando le contó acerca de esto a la mujer con la que trabajaba, ésta le dijo: “Se va a tener que verificar todo esto y vamos a buscar, a buscar los tesoros”. Lo que sigue es así. El grupo que se compone de un poco de más de diez personas va a las montañas para un curso de terapia espiritual. También va Lucyna. Se rebelaba pero no tenía salida – tenía que ir. Un amigo que tomó el nombre de Samuel dijo que al llegar recibiría las señales.

Un bonito pueblo rodeado de montañas. Cuando llegaron a la casa de huéspedes – y yo también – sobre la pared había golondrinas. Cubrían todo el muro. Había muchas de ellas. El asombro de todos fue inmenso – tantas golondrinas en el muro – ¿qué significa esto? Y entonces “algo se rompió” en Lucyna. Aún sin llevar la maleta siguió adelante. Comenzó a ir hacia arriba. A sus pies comenzaron a colocarse flores de nieve. Había más y cada vez más. Caminaba como si estuviera en trance y seguía subiendo. Había flores de nieve alrededor, ella trataba de no pisarlas. De repente se detuvo como paralizada. Ante ella había una enorme telaraña, como sí cerrara el camino. Volvió y le contó a la otra mujer, porque todo se sigue conectando. La mujer dijo: “Esta es una señal, ahora sólo hay que observar, va a continuar”. Para no aburrirlos “saltaremos” un año.

Pasa un año. El asunto de Ślęża aparentemente se ha silenciado. Lucyna recibe el mandato de Samuel de – ir, ir a Ślęża – ustedes obtendrán informaciones. Es diciembre, tan hermoso – trece de diciembre. El grupo tenía que ir por la noche. Sorpresa, pero así lo manda Samuel y tenían que ir sólo cuatro personas elegidas. Aparece la primera desobediencia. Al lugar acordado llega un grupo de cada vez más personas. El grupo está formado por 12 personas. Ellos llegan a la senda amarilla. (Senda amarilla – Es el modo de señalar el tipo de camino en las montañas en Polonia. Estas sendas señaladas fueron creadas de manera planeada y en base a una serie de reglas de acuerdo a la seguridad y protección de la naturaleza. El color rojo significa – el camino principal conduce a los lugares más interesantes y con mejor vista a la región. El color azul – el camino de larga distancia. Con el color verde y amarillo se señala – el camino más corto o que conecta con otro camino y también que es el camino para llegar a un lugar final. Y el negro significa el camino más difícil y también que se llega a un lugar final. N. del T.)

Es de noche, la luna llena se tenía que haber iniciado. Así fue la orden – estar en la cima de la montaña cuando se iniciara la luna llena. El grupo tiene que superar una hora de caminata. Y entonces yo dí la primera señal. Cuando empezaron a subir por la senda – oscuridad. Una vasta oscuridad, entonces Lucyna pide: “Bonifacio, ayuda”. Les di la primera señal – les alumbré el camino. La una de la madrugada, todo el grupo esta cerca de la iglesia. Tiene que haber una transmisión. Samuel no está contento. Estoy sorprendido y triste – la desobediencia. El grupo – ni una persona se acordaba de mí ni de la misión. La misión que tenía que concernir a los calabozos. Estaban preguntando exclusivamente por sí mismos. En-Ki, mi Dios pacientemente dio todas las respuestas. Como camino de regreso les di exactamente el mismo. Después de regresar ya al lugar, después de que pasaron algunos meses, el siguiente mandato – ir, ir a una reunión exactamente al mismo lugar donde las golondrinas habían llegado. Ya estamos en la localidad Rudawa (Rudawa es un pueblo ubicado al sur de Polonia a una distancia de 19 km al Este desde el centro de la ciudad de Cracovia. N. del T.) y aquí – escuchen con atención – una mujer, dos mujeres – Lucyna, esta Elżbieta y su esposo, tres personas llegaron. En el muro hay tres golondrinas. Nadie más llegó. Todas las golondrinas se separaron. Después de pasar dos días ahí regresamos.

Después de volver hay llamadas telefónicas. Piden disculpas y hay disposición para cumplir las formalidades. Vamos a excavar. Hice – ustedes lo llaman “el trabajo de topo” – pero hice todo lo posible para frustrar lo que querían hacer. (El trabajo de topo es una expresión que significa que alguien hace el trabajo más difícil pero menos visible y nadie lo aprecia. N. del T.) Después de otro corto tiempo se quedó una golondrina, es decir Lucyna. Ya sabía que yo, Bonifacio había elegido correctamente. Y aquí escuchen – la montaña, yo que soy el Guardián estoy vigilando no sólo los tesoros pero también los huesos. La montaña está rodeada de energía y Dios dijo – solamente la persona elegida puede interrumpir la conexión. La gente del lugar hasta ahora dice que las ruinas y la propia iglesia está rodeada de una maldición y cualquiera que se atreva a perturbar la paz de estos huesos que yacen en las tumbas, será maldecido. Y en realidad así fue, porque la energía y la maldición disuadían eficazmente a los ladrones potenciales. Llegó el tiempo y cuando ya puedo decir – se estableció la amistad entre Lucyna y yo, dije: “Ya vas a ser conducida hacia las ruinas”. Ella no tenía ni idea acerca de la protección ni tampoco acerca de la maldición. En plena inconciencia, cuando el grupo ya estaba preparado y mi Dios seleccionaba y elegía. Ahora el grupo ya es fuerte. Todos, pero sólo aquellos que se necesita – han sido elegidos. Ya fuera de la conciencia de Lucyna, la maldición fue retirada y ahora sólo puedo colaborar con ustedes. Yo, el espíritu de la montaña, Bonifacio, ahora “me convierto en el oído”. Ustedes me van a seguir haciendo preguntas. Por tradición – escucho.

Barbara: Espíritu Bonifacio… Hemos recibido una gran cantidad de información. Prácticamente en el transcurso de esta conversación estaban desarrollando planes muy constructivos para el futuro, tratándose de una acción aquí y se va a hacer…, seguramente. No voy a usar mayores palabras para asegurarlo… Mi vida – creo que tu la percibes de la misma manera que nuestro amigo En-Ki – está dedicada a la misión… Y así será.

BONIFACIO: Yo estoy dedicado a la misión como ustedes. Mi misión es Ślęża, pero también el Faraón. Todo esto está relacionado. Al igual que el espíritu del Faraón espera en la Tierra el despertar, también yo lo espero. De manera parecida él tiene que ver el sol y yo también…, porque después de la apertura de su tumba va a caer un rayo de sol… Después de excavar los calabozos – por la ventana caerá un rayo de sol. ¿Ves la relación, Barbara?

Barbara: Sí…

BONIFACIO: EN-KL… Sol…, y esto es un conjunto. ¿Hay alguna pregunta todavía?

Barbara: Precisamente esto es lo que más me sorprendió y el hecho de que haya podido encontrar el nombre de Samuel en las informaciones que tenía, tratándose del conocimiento de los sumerios… Para mí el nombre del dios Światowid es una noticia sorprendente. ¿Cómo es? Al parecer lo sé…, al parecer siento…, pero a veces esto está más allá de mí. Dios… Sol…, el que…

BONIFACIO: La gente daba nombres divinos. Światowid no es otra cosa que el Sol, no es otra cosa que Ra, como Sun… Pues si todo converge a la misma fuente. En-Ki en su tiempo recibió este nombre. Este nombre lo recibió de los dioses. El nombre está reservado y sólo revelado a – sería demasiado sublime – los elegidos, pero a las personas con un corazón abierto. Escucho.

Barbara: Esto es algo tan conmovedor y hermoso para mí, por favor, disculpa las conmociones… Porque lo sabía desde hace mucho tiempo y así lo había concebido, como si por unos momentos pasara sobre mí. En este momento se abre la Pirámide del Sol en México, todo el mundo se empieza a mover en dirección al Dios del Sol… Eso es para mí muy sublime…

BONIFACIO: La Tierra… La Tierra… La Tierra…, está en boca de todos los seres de otros planetas. Todas las miradas están puestas en la Tierra. Los dioses…, los dioses ahora van a decidir. El papel de En-Ki… y aquí ante ustedes puedo agregar… Ra… Światowid… Su tarea o misión es muy difícil. Afortunadamente, a pesar de todas estas dificultades, algo se empieza a mover… Amados caminamos hacia el Sol… Todos… Ustedes, la gente y nosotros los seres espirituales que van a ayudar al Dios Ra… En-Ki… Sun… Światowid… Este es el mismo personaje. (…)

FUNDACIÓN The mysteries Of the World(Los Misterios del Mundo)

DIRECCIÓN DE LA FUNDACIÓN:

The Mysteries of the World
P.O.Box 345 86
Chicago, IL. 60634 – 0586

OFICINA:

Barbara Choroszy: barbarachoroszy@yahoo.com
Ryszard Choroszy tel: (773)625-1409 & e-mail: ryszardchoroszy@yahoo.com