Sesión N° 2


CONSTRUCCIÓN DE LA PIRÁMIDE DE KEOPS

.

Sesión por regresión de edad, número 2

 

Sesión conducida con Lucyna Łobos

Wrocław, Polonia, 11 de junio 2001

 

Conductor: Andrzej Wójcikiewicz

Asistente: Iwona Stankiewicz

Pregunta: Las preguntas de Andrzej Wójcikiewicz e Iwona Stankiewicz

Lucyna: La respuesta por medio de Lucyna Łobos

 

(…) Después de pasar al estado cambiado de conciencia.

Pregunta: Cuando cuente hasta tres, cruzarás la frontera del vacío y te encontrarás en el momento en que se estaba construyendo la Pirámide de Keops. Recuerda, respondes a mis preguntas y a las de Iwona. Te puedo sacar de este estado contando del 1 al 5. Cuando diga cinco, independientemente de qué tan lejos estés y con quién estés –regresarás–. En este momento estás a hace 6500 años. ¿Dónde estás?  

Lucyna: Estoy parada al lado de la Esfinge y la estoy mirando. Alrededor, en la lejanía, quizás a algunos…, un kilómetro se ven las carpas, muchas carpas.

Pregunta: ¿De qué lado están?

Lucyna: Las carpas se extienden alrededor de la Pirámide, rodeándola en medio círculo. 

Pregunta: ¿Qué año es? 

Lucyna: No veo el tiempo. Es el tiempo de la construcción de la Pirámide.

Pregunta: ¿Cómo te llamas?

Lucyna: Dicen que Ki, significa “Vida”.

Pregunta: ¿Eres una mujer, o un hombre?

Lucyna: Soy una sacerdotisa consagrada al dios Ra.

Pregunta: ¿Qué haces ahí?

Lucyna: Tengo que servir a los sacerdotes y principalmente al sacerdote Juno, quien supervisa y dirige la construcción.

Pregunta: ¿Platicas con él frecuentemente?

Lucyna: Sí, platico, cuando estoy cerca de él.

Pregunta: ¿Por qué fue construida la Pirámide?

Lucyna: La Pirámide de Keops se construye, para que sea la llave o el portal al universo.  Está siendo construida con un objetivo concreto, para que sirva como mensaje, como el contacto con el universo, y sobre todo, para que haya contacto con la Segunda Tierra.

Pregunta: ¿Cómo se tenía que llevar a cabo?

Lucyna: Esto se lleva a cabo todo el tiempo.

Pregunta: ¿De qué manera?

Lucyna: No sé, no entiendo esto. Es una conexión por medio de ondas, que fluyen en ambas direcciones, desde la Pirámide en dirección a la Segunda Tierra.

Pregunta: ¿Dónde está la Segunda Tierra?

Lucyna: La Segunda Tierra se encuentra en el Cinturón de Orión. Es la primera estrella… Es un planeta y precisamente éste tiene un vínculo con nuestra Tierra y con la Pirámide.   

Pregunta: ¿Quién construye la Pirámide?

Lucyna: La construyen precisamente ellos, los Hermanos que llegan, son precisamente los únicos constructores, solos no la pueden directamente construir.

Pregunta: ¿Por qué?

Lucyna: El contacto directo con la Tierra, es para ellos peligroso.

Pregunta: ¿Por qué?

Lucyna: La Tierra está contaminada. Sus organismos no poseen la resistencia a las bacterias de la Tierra y si hubiera un contacto directo, ellos simplemente morirían. 

Pregunta: ¿Son visibles ante la gente?

Lucyna: Si, la gente les ve. Yo les veo, pero desde cierta distancia. Están asegurados. 

Pregunta: ¿Cómo?

Lucyna: La ropa, tienen overoles, en la cabeza cascos y cuando están en la Tierra no se lo quitan.  

Pregunta: ¿Conoces a alguno de ellos?

Lucyna: Si, todos se presentan. Conozco a…, se presentó como Olivier. Para ellos los nombres no tienen mayor importancia. 

Pregunta: ¿Está Olivier contigo ahora?

Lucyna: Olivier, sí… Es el ser y solamente el contacto telepático es posible…

Pregunta: ¿Cómo puede la gente llegar a la Segunda Tierra?

Lucyna: No pueden.

Pregunta: ¿Por qué?

Lucyna: Hasta que la Tierra no sea ordenada, limpiada de la contaminación, la gente no puede entrar allá. Lo mismo ellos, con su materia no pueden residir en la Tierra. Lo único, que pueden hacer, es solamente interceptar un cuerpo terrestre, nacer y estar un tiempo en la Tierra.

Pregunta: ¿De qué manera la Pirámide de Keops tiene que ayudar a la gente en el contacto con aquella Tierra?

Lucyna: Lo dije, la Pirámide es la llave, o el portal, que conduce hasta aquel mundo. Su objetivo es dar a la gente enseñanzas, alumbrar las mentes, probar su existencia. El mayor objetivo de esta existencia antes y ahora es para que la raza humana se perfeccione.

Pregunta: ¿En qué consiste esta perfección?

Lucyna: El amor, entender lo que es el amor.

Pregunta: ¿Qué es el amor?

Lucyna: El amor es esto, que en otro humano te veas a ti mismo y quieras recibir de la otra persona lo mejor, y esto que es mejor, dárselo a otra persona. El amor, dicen ellos, es cuando siempre tienes la sensación de seguridad. Esto es el amor.

Pregunta: ¿Te se sientes segura?

Lucyna: Me siento segura, porque estoy ante ellos. Ellos son Juno…, Keops. Yo los veo, ellos a mí no.

Pregunta: ¿No te ven?

Lucyna: No.

Pregunta: ¿Y les puedes preguntar cuándo la gente estará preparada para contactar con ellos en el futuro?

Lucyna: Preguntaba en ese entonces a Juno y al Faraón, a Olivier, cuando llegará ese tiempo. En ese entonces, cuando las personas sean felices, me respondió Juno, cuando se deshagan del orgullo y cuando forjen en sí mismo el amor. Entonces ese día llegará.

Pregunta: ¿Qué pasará entonces con la Pirámide?

Lucyna: La Pirámide es eterna y eterna se quedará. La Pirámide es la señal del tiempo, la cual no perecerá.

Pregunta: ¿Cuántos años tienes?

Lucyna: Soy joven, muy joven. Tengo, no muchos años, quizás diecisiete.

Pregunta: ¿Cómo eres?

Lucyna: Muy delgada, tengo los cabellos negros, largos.

Pregunta: ¿Cómo estás vestida?

Lucyna: Como es digno de una sacerdotisa.

Pregunta: ¿Es decir cómo?

Lucyna: Con túnicas blancas, largas, una vestimenta simple.  

Pregunta: ¿La cabeza está cubierta o descubierta?

Lucyna: La cabeza está cubierta con un material blanco.  

Pregunta: ¿Te contactas con la gente?

Lucyna: Sí, mi objetivo es ayudar y servir. Resido entre la gente y mi mayor objetivo es residir en las carpas de los médicos.

Pregunta: ¿Por qué?

Lucyna: La gente durante el trabajo sufrió accidentes y había que curarlos.

Pregunta: ¿Quién es tu padre?

Lucyna: Un egipcio.

Pregunta: ¿Cómo se llamaba, cuál era su nombre?

Lucyna: Su nombre es Sufun. No tengo padre. Cuando mis padres me entregan al templo mi padre se volvió el dios Ra, y mi protector Juno.

Pregunta: ¿Quién es tu madre?

Lucyna: Tampoco tengo madre, es una mujer común. La costumbre era tal que cuando los padres entregaban a la joven para servir al templo, debería renunciar a su familia.

Pregunta: ¿Había muchas de esas sacerdotisas?

Lucyna: Muchas. Todas eran entrenadas para esto, para ayudar en la construcción de la Pirámide…, para servir. Cada una tenía una tarea diferente. 

Pregunta: ¿Conoces personalmente a Keops?

Lucyna: Sí, frecuentemente nos reunimos. Estaba cerca de Juno, pero en las conversaciones, en las transmisiones más importantes, yo no estaba. Estaba prohibido participar en la Carpa Especial.

Pregunta: ¿Por qué?

Lucyna: Era reservado y solamente ellos podían participar.

Pregunta: ¿Es decir quién?

Lucyna: Juno y Keops, ellos tenían tal derecho de entrar a la Carpa Especial, en la cual tenían lugar las reuniones con la Hermandad Blanca. Nadie más podía.

Pregunta: ¿Es ese algún lugar especial?

Lucyna: Especial.

Pregunta: ¿Cómo es?

Lucyna: Fue construido de madera y cubierto con un lienzo, como en otras carpas. En esto se diferenciaba, que había tres habitaciones. La primera habitación tenía que servir para limpiarse.

Pregunta: ¿Cómo se llevaba a cabo eso?

Lucyna: La segunda habitación también era para limpiarse, en la tercera habitación se llevaban a cabo las deliberaciones. La limpieza se llevaba a cabo así, que Keops y Juno tenían que limpiarse por tres días y prepararse para la reunión.

Pregunta: ¿Con quién?

Lucyna: Con ellos, con la Hermandad Blanca. Los primeros dos días en la primera habitación deberían beber un líquido especial preparado por ellos. Continuando, el segundo día pasaban a la segunda habitación. Ahí estaba colocada sobre una mesa de piedra una esfera, la cual emitía unos rayos azules y violetas, y ahí también se limpiaban.

Pregunta: ¿De qué?           

Lucyna: De las bacterias terrestres.

Pregunta: ¿Qué se hacía en la primera habitación?

Lucyna: Se limpiaban todos los órganos internos. Deberían estar totalmente limpios.

Pregunta: ¿Se conocía la composición de ese líquido?

Lucyna: No, nadie la conocía, ni siquiera los sacerdotes ni Keops, sin embargo confiaban ilimitadamente y sin protestar se entregaban a la limpieza. Apenas al tercer día podían entrar a la tercera habitación, donde tenían lugar las deliberaciones, donde recibían las instrucciones relacionadas con la continuación de la construcción. A la Carpa Especial nadie tenía derecho a entrar. Este derecho era respetado sin objeción.

Pregunta: ¿Cómo le llamabas a Keops?

Lucyna: Kufu.

Pregunta: ¿Por qué así?

Lucyna: No sé, fue un diminutivo de cariño y solamente los elegidos podían dirigirse así a él.

Pregunta: ¿Eras su elegida?

Lucyna: No creo que fuera así.

Pregunta: ¿Eres elegida?

Lucyna: Tampoco lo creo.

Pregunta: ¿Y entonces por qué podías dirigirte a él de esa manera?

Lucyna: No lo sé, lo permitió, yo era la favorita de Juno, y el constructor Olivier también me mostraba simpatía.

Pregunta: ¿Cómo lo demostraba?

Lucyna: Veía su rostro, su sonrisa.

Pregunta: Describe, ¿cómo era?

Lucyna: Alto, todos eran altos. Olivier tenía el rostro claro y los negros ojos, tan cálida mirada.

Pregunta: ¿Puedes tocarlo?

Lucyna: No, siempre todo esto tenía lugar a distancia.

Pregunta: ¿Dónde estás ahora?

Lucyna: Estoy parada frente a Juno y nos miramos el uno al otro.

Pregunta: ¿Hay alguien más?

Lucyna: Si, la gente, los que trabajan. Es de día, la gente escombra el campo de la construcción después del trabajo nocturno, recogen las piedras y las llevan fuera del territorio del campamento. 

Pregunta: ¿Lo hacen manualmente?

Lucyna: Sí.

Pregunta: ¿Por qué te llamas Ki?

Lucyna: No sé. Ki –vida–, ese era mi nombre.

Pregunta: ¿Quién te dio ese nombre?

Lucyna: Los sacerdotes después de la iniciación.

Pregunta: ¿Y cómo te llamabas antes?

Lucyna: No sé, no veo el nombre.

Pregunta: ¿En qué estado de la construcción va la Pirámide?

Lucyna: Está construida, así como si fuera hasta el primer techo…, ahora ponen el techo.

Pregunta: ¿Dónde está sepultado Keops? ¿En la Pirámide?

Lucyna: No.

Pregunta: ¿Dónde?

Lucyna: Está establecido que Keops sea sepultado al lado de la Pirámide, no lejos. No podía ser sepultado en la Pirámide por una simple razón, como dijo Juno. Todas las transmisiones deben ser cumplidas hasta final.

Pregunta: ¿Cuáles transmisiones?

Lucyna: Las que se refieren a la gente, lo que va a pasar después de terminar la construcción.

Pregunta: ¿Conoces esas transmisiones?

Lucyna: Todas las transmisiones fueron llevadas a la tumba junto con el Faraón. De la escritura de las transmisiones se encargaron los sacerdotes. Hubo una transcripción de las informaciones que recibían de Keops o de Juno. Ellos transmitían y aquellos las escribían. Después como dijo Juno, cuando transcurra la fecha mágica de 6000 años, los dioses volverán.

Pregunta: ¿Quiénes son ellos?

Lucyna: La gente les considera –a la Hermandad Blanca de aquel planeta– dioses, que entonces ya eran perfectos.

Pregunta: ¿Dónde están estas tablillas ahora?

Lucyna: En la tumba del Faraón.

Pregunta: ¿Él vive?

Lucyna: Ahora vive, después de haberlas transcrito quedarán sepultadas junto a él. La transcripción se inició en el momento en que fue iniciada la construcción.

Pregunta: ¿Qué tanto tiempo duró la transcripción?

Lucyna: Todo el tiempo. 

Pregunta: Es decir ¿cuánto?

Lucyna: Desde el inicio de la construcción. Una parte de las tablillas, éstas las más importantes, que conciernen a la construcción directamente, están con el Faraón. Una parte de las tablillas está escondida debajo de la Pirámide.

Pregunta: ¿Dónde, en qué lugar?

Lucyna: En el Aposento Secreto.

Pregunta: ¿Dónde está ese aposento?

Lucyna: Debajo de la Pirámide.

Pregunta: ¿Está en un sótano?

Lucyna: Así se le podría llamar.

Pregunta: ¿Profundo? ¿Qué tan profundo?

Lucyna: Tan alto como la altura del aposento del Aposento del Rey y ésta es la profundidad del sótano.

Pregunta: ¿Ese aposento tiene una conexión con la tumba?

Lucyna: Sí, la tiene.

Pregunta: ¿De qué manera?

Lucyna: Están hechos los laberintos.

Pregunta: ¿Y dónde está la tumba del Faraón?

Lucyna: En la Pirámide no, puedo mostrarlo.

Pregunta: Entonces hazlo.

Lucyna: Debo ir al centro de la Pirámide.

Pregunta: Ya estás parada con la cara al sol.

Lucyna: ¿Y qué más? Veo.

Pregunta: ¿Dónde está el sol?

Lucyna: Es el sur, el sol brilla directo.

Pregunta: ¿Qué más?

Lucyna: Estoy parada con la cara al sol.

Pregunta: ¿Puedes mostrar la Tumba?

Lucyna: Debo regresarme al centro de la Pirámide.

Pregunta: ¿Desde qué lado?

Lucyna: Desde el lado de la Esfinge.

Pregunta: ¿Dónde está ahora la Esfinge?

Lucyna: La Esfinge la tengo ahora al lado.

Pregunta: Vas hacia adelante.

Lucyna: Ahora voy en dirección a la Tumba.

Pregunta: ¿Vas hacia adelante o te regresas?

Lucyna: Voy hacia adelante, más en dirección al Nilo.

Pregunta: ¿Atrás de ti está la Pirámide?

Lucyna: Atrás de mí está la Pirámide.

Pregunta: Vas hacia adelante, ¿cuánto tiempo?

Lucyna: No veo el tiempo, sigo… todavía sigo… En este momento siento una vibración de enorme fuerza. Estoy parada en este momento sobre la Tumba.

Pregunta: ¿Ya está terminada?

Lucyna: La Tumba… me recorrí en el tiempo…

Pregunta: Sí.

Lucyna: Estoy parada sobre la Tumba que está ya cubierta con tierra.

Pregunta: ¿Con el Faraón?

Lucyna: Sí.

Pregunta: ¿De qué lado tienes ahora el sol?

Lucyna: Del lado derecho.

Pregunta: ¿Qué tan alta es la Pirámide?

Lucyna: Es muy alta.

Pregunta: ¿Qué tan alta?

Lucyna: Debo regresarme a la Pirámide.

Pregunta: Cuenta los pasos.

Lucyna: Voy a contar en codos, puedo equivocarme.

Pregunta: Entonces cuenta en codos.

Lucyna: Seiscientos codos, deberían de ser.

Pregunta: ¿Un codo es menor que un paso o mayor?

Lucyna: Son casi lo mismo.

Pregunta: ¿Cuándo tiene que ser el tiempo en que se tiene que encontrar la Tumba?

Lucyna: Ya ha llegado ese tiempo… de abrir la Tumba.

Pregunta: Pregunta a Olivier ¿si hay aún algo importante que quisiera transmitir?

Lucyna: Hay algo.

Pregunta: ¿Qué es?

Lucyna: Lo más importante es que la gente crea…, esto, que la Pirámide de Keops así como las otras, fueron construidas sólo en parte por la mano humana. En verdad todo el trabajo pesado lo hicieron ellos y precisamente este acertijo lo quisieron dejar para las siguientes generaciones que aparecieran y quisieran creer. Transmitieron también, que los seres que habitaron en la Atlántida no murieron, todos fueron rescatados, evacuados y repartidos en diferentes rincones de la Tierra. Bastantes, según dijeron, se establecieron en Egipto… Era esta gente muy iluminada, escogidos de entre los mejores del camino de la evacuación del planeta que sufrió de exterminio, y fue necesario evacuar aquellos seres.

Pregunta: ¿Hablas sobre la Atlántida?

Lucyna: No.

Pregunta: ¿Existió la Atlántida en la Tierra? ¿Fue esto antes de la construcción de la Pirámide, o después de la construcción?

Lucyna: La Atlántida se hundió doce mil años antes de nuestra era. Existió en verdad y hay pruebas de esto. Digo, lo que tenía decir. Hablaban sobre el planeta, que se encontraba entre Júpiter y Marte y sobre él había vida similar a la nuestra.

Pregunta: ¿Qué sucedió con aquel planeta?

Lucyna: No sé, no entiendo… Explotó después de chocar con las rocas enormes.

Pregunta: ¿Por qué estas transmisiones?

Lucyna: Las transmisiones son para decir a la gente, que no están solos en el Universo.

Pregunta: ¿A quién hay que transmitir estas informaciones dentro de 6500 años?

Lucyna: Las informaciones concernientes a todo esto deben ser transmitidas a la gente… Así dijo Juno. No todos las recibirán, las recibirán aquellos, que tienen el corazón abierto y la mente abierta. Dijo entonces Juno, que también regresará a la Tierra… El está hoy, en este tiempo.

Pregunta: ¿Qué significa hoy?

Lucyna: El tiempo, del que tenía que hablar, cuando regresara a la Tierra otra vez.

Pregunta: ¿Cuál tiempo de mi tiempo?

Lucyna: Es el tiempo cero.

Pregunta: Explica.

Lucyna: El conteo de la nueva era.

Pregunta: ¿Desde el de Jesús?

Lucyna: Hablaban sobre él…, llegará a la Tierra un ser humano, que va a querer iluminar las mentes. Desde su venida tenían que pasar 2000 años y entonces tenía que iniciarse en la Tierra el gran conteo. Entonces también tendrían que aparecer en la Tierra aquellos, que vivieron antes…, aquellos de la Atlántida y de los tiempos de Keops.

Pregunta: ¿Viven ahora en la Tierra los descendientes de los constructores?

Lucyna: Solamente sé, lo que me han dicho. Juno vive y puede confirmar lo que sabe y será  posible contactarse con él.

Pregunta: ¿De qué manera?

Lucyna: Es un chamán en Perú.

Pregunta: ¿Cómo se llama?

Lucyna: No sé cómo se llama.

Pregunta: ¿En qué lugar de Perú?

Lucyna: Es un chamán conocido. Dijo, que será el Guardián de la Montaña Santa.

Pregunta: ¿Dónde está la Montaña Santa?

Lucyna: En Perú…, no sé…, digo lo que sé.

Pregunta: ¿Cómo se le podrá encontrar?

Lucyna: La ciencia puede encontrar por medio de aquellos, que se interesan.

Pregunta: ¿Puede él ahora ayudarnos?

Lucyna: Puede confirmar la veracidad de las palabras de la sacerdotisa.

Pregunta: ¿Dónde estás ahora?

Lucyna: Estoy al lado de la Pirámide y estoy mirando cómo la gente esta excavando los canales. Lo hacen manualmente. Esto será un laberinto y será un canal que conducirá el agua a la Pirámide.

Pregunta: ¿Agua a la Pirámide?

Lucyna: Sí.

Pregunta: ¿Para qué era necesaria el agua?

Lucyna: El agua la lleva la gente, y la riegan a los bloques que colocan antes las naves.

Pregunta: ¿Hay aposentos debajo de la Pirámide?

Lucyna: Hay tres aposentos. Uno al lado de la entrada de la Esfinge, el segundo del lado del laberinto y está conectado con él el tercero y a éste hay una entrada conectada desde la Pirámide del padre del Faraón… Todo está cubierto con arena, hay una entrada a este aposento secreto, en el cual precisamente se encuentran las tablillas. Todo esto está cerrado, pero se puede entrar desde el lado del laberinto.

Pregunta: ¿El laberinto hace una conexión con la tumba de Keops?  

Lucyna: Sí, el laberinto fue construido para dejar a las siguientes generaciones el acertijo, dificultar el encuentro. Habían hablado sobre esto, de que la gente buscaría y por eso el camino a la Tumba fue creado por el laberinto.

Pregunta: ¿Quién puede encontrar la Tumba dentro de 6500 años?

Lucyna: La Tumba tiene que ser encontrada ahora.

Pregunta: ¿Qué significa ahora?

Lucyna: Así lo dijo Keops. Cuando dé la hora cero, entonces él debe mirar el sol, es decir la Tumba debe ser descubierta.

Pregunta: ¿Dijo quién tiene que descubrir esta tumba?

Lucyna: Cada uno, a quien en el corazón reside la bondad para la Tierra y para la gente. Cada uno que no quiera el exterminio de la gente.

Pregunta: Ahora pregunta a Olivier si yo también ¿tengo que ayudar en la búsqueda de esta tumba? (La pregunda de Andrzej Wojcikiewicz)

Lucyna: No es casualidad… Olivier, el que ahora me está hablando…, esto fue elegido para que ayudes a despertar al Faraón.

Pregunta: ¿De qué manera tengo que ayudar?

Lucyna: Con tu instruida mente puedes ayudar.

Pregunta: ¿Quién más?

Lucyna: Serás guiado por una mano invisible. Ellos pondrán en tu camino a la gente que se va a interesar en esto. No es casualidad, que has sido elegido.

Pregunta: ¿Quieres todavía transmitir algo, antes de que regreses?

Lucyna: Sí, quiero transmitir esto, lo que fue dicho. Cuando regrese a la Tierra y viva después de cierto tiempo tengo que recibir las transmisiones y estas transmisiones no tengo que detenerlas, sino seguir transmitiéndolas. Keops dijo…, el mensaje es siempre transmitido por la vía telepática, dos veces al año. El primer día de la primavera y el primer día del otoño. Entonces, la gente con adecuadas predisposiciones, que se encuentren en la Pirámide…, entonces en su idioma recibirán las informaciones sobre el tema de la construcción, sobre el tema de los constantes y regulares contactos… La transmisión por la vía de ondas es transmitida a la Pirámide precisamente desde la Segunda Tierra.

Pregunta: ¿Eso es todo lo que quisiste decir?

Lucyna: No, no estoy preparada. Dijeron que llegará el tiempo, en que la gente alcanzará tal conocimiento que volará al cosmos. El objetivo humano no será una misión pacífica, sino solamente la misión de gobernar el universo. Tenía que transmitir cuando regrese… a la gente, que en Marte se encuentra la base, la base de la estación antes de continuar la expedición a la Tierra. Fue dicho, que la gente viajará a Marte. Tenía que transmitir también, que mientras el objetivo no sea una misión pacífica, no permitirán que se acerquen a ellos. La misión que ellos tienen ante la Tierra es una misión pacífica.

Pregunta: Dales las gracias por esto. ¿Estás ahora preparada para el regreso?

Lucyna: No, aún no.

Pregunta: ¿Qué hay de interesante todavía?

Lucyna: Juno, el sacerdote mayor no murió junto con el Faraón, nadie murió con él. Todos sobrevivieron. Después de terminar toda la construcción, a la gente se le permitió llevar todo lo que a cada uno le fuera necesario. El sacerdote fue sepultado en la Tumba de los sacerdotes, junto con los otros sacerdotes también no lejos de la Pirámide. Fue dicho también, que sus tumbas serían saqueadas con el objetivo de buscar riquezas y también así sucedió. En cambio la sacerdotisa Ki regresa a sus padres al campo enferma. Allá también muero y estoy sepultada en la tumba de la gente más pobre. 

Pregunta: ¿Cuántos años tienes?

Lucyna: Cuando muero tengo todavía cuarenta años… Muero de pena y nostalgia.

Pregunta: ¿Por quién?

Lucyna: Por aquellos, a quien amaba

Pregunta: ¿A quién amaste?

Lucyna: Amaba a Juno, amaba a Olivier, amaba a Keops, amaba también a los Hermanos Blancos.

Pregunta: ¿Keops vive?

Lucyna: Keops no vive, Keops murió primero.

Pregunta: ¿Cómo murió?

Lucyna: Se fue por su propia petición inmediatamente después de que se terminó la construcción…, porque también así fue dicho, que en el momento en que la Pirámide fuera  terminada Keops se marcharía.

Pregunta: ¿Murió?

Lucyna: Murió de una manera extraña. Se marchó al Templo y allá se encontró su cuerpo, muerto.

Pregunta: ¿Se dio la muerte a sí mismo?

Lucyna: No, murió, dejó su cuerpo.

Pregunta: ¿Estás ahora preparada para regresar?

Lucyna: Me es muy difícil dejarlos a todos, dejar los lugares entrañables para mí.

Pregunta: Agradéceles a todos ellos por la transmisión de todo esto. Dentro de un momentito regresarás…, la sensación de felicidad se quedará contigo. Esta sensación ahora está contigo…, te facilitará vivir…

(…) Proceso de sacar a Lucyna del estado cambiado de conciencia.

FUNDACIÓN The mysteries Of the World(Los Misterios del Mundo)

DIRECCIÓN DE LA FUNDACIÓN:

The Mysteries of the World
P.O.Box 345 86
Chicago, IL. 60634 – 0586

OFICINA:

Barbara Choroszy: barbarachoroszy@yahoo.com
Ryszard Choroszy tel: (773)625-1409 & e-mail: ryszardchoroszy@yahoo.com